El egresado del programa de Administración de Empresas es formado con la capacidad de identificar y responder a las necesidades de las organizaciones actuales, mediante la visión sistémica del entorno y el impacto que éste tiene sobre ellas, generando estrategias que permitan desarrollar ventajas competitivas, sin olvidar su enfoque humanístico, compromiso y responsabilidad con el progreso de la comunidad y la organización.